Y de repente ya no me dolía nada


Hacía mucho, no recuerdo cuanto, que no me saltaban las lágrimas por una faena. Ayer ocurrió.

No voy a ocultar que conozco a Juan Ortega desde hace muchos años, le conozco tanto a su familia como a él. También a sus hombres de confianza, en especial a Jorge Escribano, “Jorge Fuentes”, quien se ha convertido en un buen amigo.

Conozco su esfuerzo de estos años, el día a día entrenando sin saber cuando volver a torear….

Llegó el 15 de agosto, ¡hasta las trancas todo el día!, me encontraba mal. “Jorge qué tal el sorteo” llamaba camino de Madrid, mientras culpaba de mi dolor de cabeza a cualquier cosa menos a los nervios que estaba pasando.

Empezó la tarde, quite de Juan al toro de Pepe Moral, dos verónicas y una media cadenciosas, templadas, clásicas, sobrias: ¡toreras!.

La faena del segundo de la tarde, empezó como acabó, con unos doblones muy en torero. Faena perfecta para lo que pedía el animal, mucho temple y trazo largo, tirar del toro que pecaba de quedarse algo corto, si llega a tener un poco de tranco más… faena de templanza y hondura. Estocada ejecutando la suerte a la perfección: oreja.

¡Oreja!, la pidió toda la plaza, ni un reproche. ¡Oreja de Madrid!, cortada a base de torear de verdad, sin alardes, sin ventajas, solo temple y hondura.

No pude evitarlo, después de ese cúmulo de nervios y emociones, me saltaron las lágrimas. En Madrid, la primera plaza del mundo, una oreja cortada de verdad, sin ventajismo, sin alardes de valor, sin artificios, cortada a base de templar, mandar y firmar con una señora estocada… Y de repente ya no me dolía nada.

Un baño de realidad


El pasado domingo fui a Bocairente y me di un baño de realidad.

Porque la realidad es lo que de verdad ocurre y no lo que nos dicen que pasa. La histórica plaza de Bocairente, la más antigua de Valencia, afora 3.800 personas, no está nada mal para un pueblo de poco más de 4.000 habitantes.

La realidad es que cuando llegué a la plaza no cabía un alfiler, no había hueco ni en pasillos ni vomitorios, “més junts, per favor, que encara queda gent  fora”, nos dijeron.

Allí estaba todo el que podía estar de Bocairent ¡y de media comarca!... y en esas salió la Banda de Música Municipal, sonaba “Amparito Roca”, y comenzaron los aplausos, se inició el paseíllo, ¡más aplausos!

Y empezó la tarde Andy Cartagena toreando a caballo a un gran toro de Fernando Peña, siguió Cayetano, Lopéz Simón, Román y Jesús Chover… todos entregados al gran ambiente que allí se vivía.

Y esta es la realidad, el pueblo, la gente, familias enteras se rascaron el bolsillo, 28 euros la entrada más barata, e hicieron un esfuerzo para disfrutar de algo que de verdad les gusta, “el bous”, y esa es la realidad. Y digan lo que digan no nos la van a quitar.


Bocairente, 6 de mayo de 2018

¡Alegría!


Se terminaron las corridas falleras y llega hora de hacer balance del serial.

Los aficionados a la Tauromaquia, en general, son una panda de cenizos a los que les encanta ensalzar lo negativo y mortificarse ahondando en ello. La realidad es bien distinta, digan lo que digan “los taurinos” y los “antitaurinos”, estas Fallas 2018 son un claro ejemplo de la buena salud, en todos los sentidos, que goza la Tauromaquia.

Un abono compuesto por siete corridas de toros, una de rejones, tres novilladas picadas y una sin caballos ya es de por sí una alegría.  La asistencia de público, como la de ningún otro espectáculo, ya el día 11 de marzo más de tres cuartos de plaza, luego vendrían varios llenos ¡hasta con “el Valencia” jugando!

Desde el punto de vista ganadero salió buena la de Jandilla, interesante la de Fuente Ymbro, completas las de Cuvillo y Garcigrande, e importantes las de Victoriano del Río y Alcurrucén. La “mala” dicen que fue la de Juan Pedro, y cayeron dos Puertas Grandes ¡qué venga Dios y lo vea!

En lo particular toros de nota Rosito (Núñez del Cuvillo),  Jarretero (Victoriano) y Economista (Alcurrucén), este último para mi gusto "el toro de la feria".

Ahora a esperar a julio para disfrutar de más encastes, por estas tierras sabemos lo que significa para el ganado el pasar una primavera más y es muy distinto el toro que pedimos en La Feria.

En cuanto a los coletudos, todos los días se vieron detalles de interés, la frescura de Román, el paso adelante en el toreo de Álvaro Lorenzo, los hondos naturales de Garrido, la ambición de Colombo, la maestría de Antonio Ferrera… caso a parte Roca Rey, con un par más como él no cabemos en las plazas.

Luego han estado las Fallas de Enrique Ponce, ¡por fin profeta es su tierra!. Empezó con una tarde rotunda, faena importante a su primero en el que el presidente enervó al respetable negándole premio y en la que luego demostró por qué lleva tres lustros en la cumbre. Emocionante tarde la que nos regaló el de Chiva.

Terminó, a sus casi cincuenta años, ya con la feria hecha y sin nada que demostrar a nadie, echándose la feria a los hombros. Tarde para soñarla, ese día no toreó, ese día acarició….

Lo dicho, digan lo que digan “los taurinos” y los “antitaurinos”, estas Fallas 2018 son un claro ejemplo de la buena salud que goza la Tauromaquia. ¡Alegria!

Hasta siempre Dámaso

A seguir templando desde Arriba.

R.I.P.

¿Pero cuanta gente sois de Checa?

-¿Pero cuanta gente sois de Checa?- me preguntaba un compañero de abono en la Plaza de Toros de Valencia - ¿es grande?- insistía.

Entrando a la Plaza nos encontramos a “medio pueblo”, cerca de nuestro abono habría unos 10 checanos. 19 de marzo, día grande de las Corridas Falleras y se lidiaban toros de Román Sorando, de ChecaSon paisanos de los de lo de  Gimenez Indarte – comentaron otros abonados de Algemesí – venimos de ver unos novillos para setmana de bous. - A Museros va uno de Jacinto Ortega y a Liria del Joaquinazo – apuntó otro aficionado que no daba puntada sin hilo.

Otro día, en un coloquio taurino con un matador de toros retirado, ahora torero de plata, Miguel Angel Marchal, me dijo - así que también eres “checano”, siempre he tenido muy en la cabeza ese pueblo – yo le dije -¿porque viniste con Imanol Sánchez a torear?No, yo me hice torero en Barcelona, y allí coincidía con Luis García “Checanito”, para mi era un ejemplo – sentenció.

Este año, otra vez un milagro, en un pueblo que no llega a los 300 habitantes se va a dar una corrida de toros, otra vez ese día nos multiplicaremos por 6 o 7 y llenaremos la plaza. El día 25 de agosto son “los toros” de Checa, y lo sabe media España. Checa es conocida gracias a su condición de “taurina”.

Hemos sido un referente y lo seguiremos siendo, porque no se cuantos somos checanos, lo que sí que sé es que sabemos lo que somos. Por eso, este 25 de agosto repetimos la experiencia de hace dos años, ¡festejo mayor, corrida de toros!, en la que, entre otros, lidiará un checano, en la terna habrá un checano y todos rendirán homenaje a otro checano.


Cartel del 25 de agosto de 2017:

Contra viento y marea

Terminó la Feria de Julio 2017, aún falta para San Jaime, en honor de quien se celebra la que fue la más importante feria de la ciudad, del verano y si echamos mucho la vista atrás de todo el orbe taurino, y ya la han “liquidado”.

Reducida a tres festejos mayores y una novillada nos la han dejado, la quieren “matar”. Una feria, con todos mis respetos y sin ánimo de ofender a nadie, además de escasa, sobre el papel poco interesante y mal ubicada. En Valencia, ciudad rodeada de mar y buenas playas, la gente marcha el fin de semana, en cambio entre semana a las 7 de la tarde estamos todos listos para ver toros…

Pero la Feria de Julio resiste contra viento y marea. Dadas las fechas capciosamente  elegidas, y los carteles, buena afluencia de público e interesante todo lo ocurrido.

Épica novillada,  “Los Maños” echaron novillos interesantes, tabaco para Ángel Sánchez y Jesús Chover, Jorge Isiegas tuvo un papelón en su debut.

Buena corrida la lidiada por Núñez del Cuvillo el viernes, con dos toros, primero y quinto de nota. Castella en Castella, digno. Ginés Marín en Ginés Marín rozó la Puerta Grande. Manzanares en figura toreando al natural y en maestro con el estoque.

Fatal presentada pero de buen juego la de Luis Algarra, de triunfo los que hicieron tercero y sexto. Fran Rivera se despidió de Valencia con un lote que dio para más, López Simón apuntó pero no remató. Amado Martínez, una feria más, con sus decisiones riéndose del público de Valencia, maltratando a un torero, haciendo daño a la Tauromaquia.

Paco Ureña fue feamente prendido en el segundo de la tarde, cayó inerte y nos hizo pensar lo peor, se repuso y, pese a lo que llevaba encima, toreó muy de verdad al sexto de la tarde, pegó la estocada del año en Valencia. Ni la calidad de la faena, la estocada, la clamorosa petición y la emotividad de todo lo ocurrido, hicieron que Amado concediese más que una oreja, le dio el mismo valor que lo ocurrido en el tercero.

Terminamos con una de Cuadri. Rafaelillo ha estado por encima de su lote y a cobrado una oreja. Alberto Gómez ha pasado el trago de, pese a lo poco toreado que está, lidiar una corrida exigente. Román ha firmado una de sus faenas más importantes en esta plaza emborronada por la espada.

Nuestra Feria de Julio sobrevive contra viento y marea…

Volver....

Mañana hará un año y aún se me eriza el pelo cuando lo recuerdo.

Rompí a llorar cuando pasó el féretro delante mía, se hizo el silencio en la calle, las charangas dejaron de sonar y los peñistas que había por los alrededores en silencio ovacionaron al héroe caído, rompí a llorar.

Quizá por lo reciente de Iván Fandiño, que me hizo recordar lo vivido con Víctor Barrio, el cuerpo no me pide “toros”, sé que lo voy a pasar mal.

Por él hay que volver, el mejor homenaje  que tuvo se lo hizo Curro Díaz dejándose el alma en el ruedo al saberlo caído. Si hoy vuelve a la Plaza, como vuelve Morenito, si ellos se van a poner delante de los “adolfos” por él, yo hoy también tenía que volver.

Honor y gloria a los toreros

El azar ha querido que la última vez que he pisado hasta hoy una plaza de toros fue para verte, fue el 29 de mayo en Las Ventas. Porque te hayas ido no voy a decir cosas que no son, no fuiste un torero de mi gusto, con todo ese lunes de mayo fui a verte y te defendí.

Ese día te tocó en suerte un encastado lote de José Luis Pereda, con mucha chispa tu primero, estuviste hecho un tío con él, con él y con una parte del tendido que se empeñó en no querer ver tu gesta porque el toro apenas pesaba 500Kg

Esa tarde fue un resumen de lo que has sido, nunca volviste la cara ante la adversidad, te jugaste la vida poniendo verdad, toreando para ti sin importarte lo que en los tendidos sucedía.

Hoy te has ido, toreando, como solo pueden hacer unos pocos elegidos. Honor y gloria a los toreros. Requiescat in pace Ivan Fandiño.